was successfully added to your cart.
Vuelos en Globo en Valencia

Volar en Globo sobre Valencia

By mayo 8, 2019 No Comments

Este fin de semana hemos participado en el Festival Open House VLC 2019, un proyecto multidisciplinar y abierto que tiene el objetivo de ayudar a vivir y disfrutar de la arquitectura, el paisaje, y el arte urbano de la ciudad impulsando nuevas formas de contemplarla y habitarla.

Se han organizado muchas actividades y visitas a edificios emblemáticos de la ciudad, así como rutas guiadas por la Valencia Republicana, que desde la Estación del Norte hasta las Torres de Serranos, cruza de sur a norte todo el casco antiguo, con visita incluida a un refugio antiaéreo. Además, con motivo del 160 aniversario de las primeras fotografías aéreas tomadas por Nadar, hemos querido disfrutar de la maravillosa experiencia de volar en globo sobre la ciudad de Valencia.

Volar en Globo sobre Valencia es una experiencia única, una sensación maravillosa de sentir la libertad de dejarse llevar por el viento mientras la ciudad se desliza a nuestros pies.
Volar en Globo en Valencia nos ofrece otro punto de vista de la ciudad. Otra perspectiva de las avenidas, parques y también una sensación increíble, en mitad del silencio del vuelo en globo, de que la ciudad está viva, se mueve, palpita. Desprende una energía que desde la cesta del globo se puede sentir y respirar. Un vuelo en globo sobre Valencia, al menos para nosotros, es una experiencia de una belleza sublime. Y lo que más nos cautiva es su sencillez: para volar en globo sobre Valencia sólo necesitamos una tela de colores, una cesta de mimbre, el viento y una inmensa curiosidad por la vida.

Para nosotros, nuestro trabajo es una filosofía de vida: Un viaje en globo es sinónimo de aventura, entendiendo la palabra aventura como la curiosidad que nos mueve para buscar qué hay más allá del próximo horizonte. En un mundo cada vez más previsible, volar en globo nos ofrece espacios de incertidumbre, y es en estos espacios donde aprendemos a ser más flexibles, más tolerantes; a adaptarnos mejor y a mirar, en vez de ver, más allá de la punta de nuestros pies.

El Mundo, las ciudades y la fotografía han cambiado mucho desde que los primeros aeronautas realizaron sus vuelos en globo. Sin embargo, ni el globo ni las personas hemos cambiado tanto. Las personas seguimos soñando con volar, nos mueve la curiosidad de ver qué hay más allá, en busca de nuestros sueños. Y los globos siguen volando libres, fluyendo con el viento. Nos sentimos muy afortunados de sentirnos impulsados e inspirados por todas las personas pioneras que se atrevieron a desafiar los límites y supieron y quisieron ver más allá, ampliando el horizonte y la mirada colectiva. Durante nuestros vuelos en globo por Valencia viajaban en nuestra cesta.

Hay varias razones por las que estos vuelos en globo sobre la ciudad de Valencia han sido muy emocionantes para nosotros.

La primera es que es la ciudad en la que vivimos. Volar en globo sobre Valencia nos ha ofrecido una perspectiva diferente de los lugares que cada día pintan nuestra vidas.

En segundo lugar, la motivación y el reto que supone un vuelo en globo sobre Valencia por el tamaño de la ciudad (donde no podemos aterrizar) y la orografía de la misma: por el este tenemos el mar Mediterráneo (donde lógicamente tampoco podemos aterrizar) y por el oeste está situado el aeropuerto de Manises, con quien hemos coordinado de maravilla la operativa para la realización del vuelo en globo sobre Valencia.

El tercer motivo es que hacía 19 años que no volaba ningún globo sobre la ciudad de Valencia (nosotros lo hicimos hace 20 años). Durante estos 20 años la ciudad ha cambiado mucho, y de hecho, ha sido como volar por primera vez, ya que el paisaje urbano, exceptuando el casco histórico y algunos barrios, no tienen nada que ver con las referencias que teníamos.

Y otro aspecto muy personal pero que para nosotros es emocionante: Nuestro abuelo estuvo encerrado en la cárcel de Valencia al finalizar la guerra civil. Sus delitos eran defender la libertad, la igualdad y la democracia, valores de los que hoy disfrutamos y cuya defensa les costó a muchas personas la vida y la libertad. Nuestra abuela sufrió los bombardeos fascistas y recuerdo cuando nos contaba el miedo que sentían al oír o ver los monstruos metálicos en el cielo.

    

                 

Hoy nosotros hemos volado sobre aquella antigua cárcel, hemos despegado desde donde una vez tiraron bombas y tenemos agujetas en los brazos de tanto saludar a las personas que al atardecer paseaban, jugaban, conducían o se asomaban incrédulos a las ventanas al ver pasar los globos. El viento nos ha regalado una experiencia maravillosa de libertad. De alguna manera hemos cerrado un círculo con nuestros abuelos.
Gracias!


Leave a Reply