was successfully added to your cart.
Competición Globos de Aire Caliente

Sevilla tiene un color especial…

By marzo 12, 2020 No Comments

Comienza la temporada de competición y lo hace… ¡de la mejor manera posible!

El pasado fin de semana el equipo de Totglobo-Valencia Turisme nos acercamos a la capital andaluza para participar en el I Trofeo Tablada de Globos, que acogía a su vez a la XXI Copa del Rey de Aerostación.

El objetivo de nuestra participación en este campeonato era llevar a cabo un entrenamiento de calidad, ya que en España las concentraciones de globos son pocas y aquellas donde se combina con pruebas de competición, menos. Así que teniendo en cuenta que Javier Benítez de Globotur estaba al cargo de la organización del evento, no desaprovechamos la ocasión. Ahora solo faltaba que la meteo acompañara… y acompañó.

Días antes del viaje recibimos la buena noticia de la renovación del patrocinio de Totglobo por parte del Patronato de Turisme de Valencia para la difusión y promoción de la marca turística Valencia Turisme, por lo que el ánimo con el que nos desplazamos estaba por todo lo alto!

En esta ocasión fui con Josep de equipo de tierra, un experto en estas lides y sobre todo en estas tierras… Ahora bien, por los recuerdos de los primeros campeonatos a los que asistimos allá por el año 2000, lo primero que me dijo cuando le propuse el viaje fue: “ojo con Sevilla. Lo veía de color negro… ☺

Finalmente, el viernes a mediodía nos encontramos con el staff técnico formado por Ángel, Toni, Carmen y Marcos a la cabeza, sin cuyo ánimo y buen hacer sería imposible disfrutar de estas competiciones. También nos reunimos con el resto de pilotos y participantes que, cuando paras a pensarlo, llevas coincidiendo con ellos más de veinte años y ves que el color de los cabellos ha ido virando (para todos) hacia el blanco… ☺

La tarde del viernes no se pudo volar debido al fuerte viento, pero la previsión para el resto del fin de semana era buena así que se trataría, usando términos futbolísticos, del torneo del KO. Cuando las competiciones tienen pocos vuelos, sabes de antemano que cualquier error en una de las pruebas te deja poco o nulo margen para recuperar terreno perdido, así que el “meeting” paso del naranja al rojo intenso…☺

El sábado por la mañana, por fin, el director abre la prueba y los equipos nos desplazamos hasta la antigua pista de vuelo del Acuartelamiento de Tablada, lugar elegido por la organización para acoger no solo la concentración de globos si no el resto de festival aéreo previsto para el fin de semana, que llegó a reunir en la jornada del sábado a miles de personas. ¡Todo un éxito!

Volviendo a la competición, el momento de elección el punto de despegue siempre resulta emocionante, da igual las veces que lo hayas vivido… decidir cuándo soltar amarras, medir la intensidad y dirección del viento, repasar mentalmente el vuelo, recalcular trayectoria…es fantástico. Los ventiladores se ponen en funcionamiento, las velas multicolores comienzan a tomar la forma de aerostatos mientras sueltas el último globo sonda para comprobar por última vez las condiciones del viento, el GPS y el altímetro para las limitaciones de altura…todo a punto esperando que Eolo no nos cambie y a volar por el cielo azul… ☺

Foto: Carles Lladó

Tan pronto como despegamos sabíamos que el vuelo sería breve, ya que a escasos 250 metros del suelo el viento rondaba los 40 km/h. Media hora más tarde, y con tres pruebas completadas, lo que tenía que ser ser… fue… El resultado estuvo bien, aunque el lanzamiento en la primera diana podría haber ido acompañado por parte del juez de un sonoro calificativo en honor a un orejudo animal…

Por la tarde, y después de una siesta en el césped del cuartel escuchando el canto de pajarillos y con aroma a azahar, nos desplazamos hasta Carrión de los Céspedes. Allí, una multitud de vecinos esperaban la llegada de la comitiva globera. Es bonito despegar entre aplausos, te hace sentir como los primeros aeronautas… sentir como asciendes alejándote poco a poco del concurrido campo verde ☺

Foto: Mariano Olivera

Una de las pruebas era la de la “Liebre y los galgos”, que consiste en perseguir al primer globo (la liebre) que despega y que es pilotado por la organización, que coloca en el lugar donde aterrice una diana donde debemos ir los “galgos”. Como viene siendo habitual desde hace un tiempo, la liebre fue escurridiza y la vimos más bien de lejos. Finalmente el viento viró demasiado y no pudimos puntuar en ninguna de las tres pruebas, como la mayoría de los equipos. En vuelos como este resulta evidente que es imposible controlar la dirección del globo, y no por obvio deja de ser curioso cómo aceptas que es él quien manda. Te dejas llevar totalmente y dejas que fluya… En cualquier caso, pudimos disfrutar de un vuelo calmado sobre el paisaje sevillano, hablando de globo a globo con Carles Figueras hasta que encontramos un campo no cultivado y aterrizamos junto a él. Por el resultado del segundo vuelo (no hubo variación en la clasificación), nos jugaríamos la posición final del campeonato en el último vuelo… y en los mapas del tiempo del día siguiente el sol salía…amarillo ☺

Como anécdota, a última hora de la tarde y en honor a lo vaticinado por Josep, reventamos rueda del remolque en el campo de carga de gas…evidentemente no pudo contener el comentario: “ya decía yo que: Ojo con Sevilla…” ☺.

Y llegó el domingo por la mañana. Allí estábamos todos: mismo sitio, misma hora, mismas condiciones, xe!!! Todo igual que un día antes!!! Por lo tanto, era momento de comprobar si mejoraba los pequeños detalles del día anterior… y los mejoré ☺ vuelo genial!!

Finalmente, resultamos ganadores del I Trofeo Tablada de globos y Subcampeones de la Copa del Rey de Aerostación (en el primero puntuaban los 17 equipos participantes y en el segundo sólo los federados españoles) por lo que nos quedamos con dos de los colores más bonitos que hay cuando compites, el dorado y el plateado (como nuestro globo) ☺

Hasta pronto, salut y no fotem la Natura!!!

P.D.Un abraç, Sambola

 

Banda Sonora del Campionat!


Leave a Reply